−Cállate muchacho, ¿no ves que espantas con tus alaridos al gato de la esquina? Pero el muchacho no callaba, se tiraba de sus propios rizos con la fuerza de un […]

Leer más